domingo, 31 de marzo de 2013

Una carta

Hola mamá, 

He cumplido veinticinco años. 

La imagen de tu mano acariciando mi número de teléfono con la mirada perdida ha estado abalanzándose sobre todas las  articulaciones nerviosas de mi cuerpo. Durante todo el día. Ora me cortaba la respiración ora me hacía salir corriendo para sacarme los ojos detrás de la puerta cerrada del baño. 
No he podido deshacerme de esta ridícula manía de ir introduciendo una botella de plástico en cada uno mis ojos para no mancharme los vestidos. Sé que amas demasiado a mis goteras, perennes en la parte de dentro, pero no te enfades. Por favor. Ya es hora de que entiendas de que es la única solución para las chicas-ojos-grifo como yo.

He cumplido veinticinco años.
Me di cuenta ayer. Ha pasado más de un mes pero me di cuenta ayer mientras compraba pistachos y café y leche de soja en el supermercado. 


Te quiero.
Siempre.

Ene

2 comentarios:

  1. Adoro a expresión ora.... ora, y lo difícil que es econtrarla.

    ResponderEliminar
  2. Y es que la edad, casi nunca va de la mano con el calendario...

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar